Read 4 Fit: 2017 Este año si lo conseguimos. ¿Empezamos?

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En días de invierno, cuando el áspero frío matinal ralentiza al más madrugador que abrazado a su almohada apura unos minutos extras de manta, o cuando la noche se estrena a media tarde ahogando con su gélido aliento los últimos rayos de sol, incluso el más activo de los noctámbulos se apresura a llegar al confort del hogar. En estos días, los deseos y promesas de campanada de fin de año son fácilmente postergados y emplazados a primavera por una pereza vencedora que solo Dante podía imaginar.

Aquellos que consiguen lidiar con el invierno y la oscuridad, con el frío y la lluvia, que destierran la pereza y son capaces de mantener sus hábitos deportivos día tras día, como una hormiguita, saben que hay una inexorable sucesión de las estaciones del año, y que el invierno caduco dará paso a estaciones más cálidas, que el aumento de temperatura es inversamente proporcional a la cantidad de ropa puesta. Es en ese momento cuando los que se han dejado arrastrar hasta el sofá, por el “hoy llueve” o el “hoy hace mucho frío y no me apetece” asaltarán en tropel los gimnasios con la intención de conseguir en un par días todos los objetivos que se han propuesto (personas de fe, sin duda). Buscarán atajos. Probarán los dietas milagrosas con promesas a corto plazo y  probarán los ejercicios de algún/a youtuber para glúteos fuertes espontáneos o músculos de granito en dos días. Desconocen, (quizás) que justo aquel o aquella youtuber de cuerpo apolíneo al que idolatran es seguramente, una de aquellas “hormiguitas” de las que decíamos que han trabajado durante tiempo para lucir su cuerpo.

Salvando alguna excepcional proeza genética, tocados por la mano de un dios (si se permite esta expresión a un ateo), de los que visten cuerpo diez con poco esfuerzo en el gimnasio y en la mesa, el resto de de los mortales debemos trabajar duro para lucir como portada de revista.   

Tener una buena planificación acorde a las reglas dictadas por la propia fisiología. puede ser crucial para el éxito. Pensar a largo plazo. Es una carrera de resistencia, no de velocidad. A veces es preferible ir haciendo pequeños cambios que puedan mantenerse sin dificultad, que pretender cambiar radicalmente de golpe, lo cual puede ser agobiante, de hecho, es uno de los principales motivos de fracaso. Deja el “ Lo quiero todo y lo quiero ahora” en los discos de Queen.

Las reglas siempre son  y serán las mismas, comer adecuadamente, entrenar correctamente y descansar lo suficiente. Son reglas comunes para todos, pero con subcontenidos distintos para cada individuo .Cada cual en la medida necesaria, como dijo Paracelso, medicina o veneno dependen de la dosis. La prescripción siempre debe ser personalizada.

Así que, conseguir los nuevos propósitos, (siempre hablando dentro del marco de mejoras físicas) requiere constancia y trabajo.. Ciertamente hay diversas formas de conseguirlo, “muchos caminos llevan a Roma”, pero empieza a andar, Roma no se va a mover hasta ti. No esperes a la primavera de largos días y temperaturas más amables, pues cuando antes empieces a andar, antes llegarás.

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja un comentario