Read 4 Fit: Entrenamiento clásico y las variables contemporáneas

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En la gran mayoría de centros de fitness actuales podemos encontrar una zona exclusiva para entrenamiento sin máquinas, equipadas con otros materiales alternativos como bandas elásticas, fitballs, kettlebells, TRX… Miles de vídeos que circulan por la red de ejercicios con el propio cuerpo, sin material, “calisténicos” lo llaman, ofrecen la posibilidad de entrenar en cualquier parte a cualquier hora. Estas nuevas tendencias difieren del entrenamiento clásico en máquinas de fitness, pero ¿en qué se diferencian? ¿son eficaces?

Las máquinas de fitness, llevan décadas evolucionando dentro del sector y responden a la necesidad de poder realizar un ejercicio analítico con cargas externas de un modo más seguro que un peso libre, extendiendo los beneficios del entrenamiento de fuerza a un mayor rango de población. Un ejercicio analítico es aquel que pretende realizar el máximo esfuerzo con pocos músculos implicados, enfocando la gran parte de la carga en un músculo.

A partir de la aparición del concepto “entrenamiento funcional”  toda una sucesión de cambios en la forma de entrenar y en el material utilizado han llegado hasta nuestros días.

A diferencia del entrenamiento de fuerza clásico analítico, los ejercicios más “funcionales” entrenan movimientos con una implicación muscular más global. La variabilidad de los ejercicios permiten entrenar cualquier movimiento en cualquier plano. El entrenamiento de la movilidad en todo su rango ayuda a mantener la función normal de todas las articulaciones afrontando el día a día con más eficiencia motora, (la eficiencia motora se traduce en una mayor coordinación, menor riesgo de lesión, menor gasto energético) o una mayor transferencia del entrenamiento hacia un gesto determinado como requieren algunos deportes.

El objetivo del entrenamiento junto con la capacidad del individuo es siempre el que discrimina un tipo de ejercicio u otro.

Es evidente que si el objetivo es la hipertrofia los ejercicios más analíticos son más eficaces que los ejercicios más globales, pero si el objetivo del entreno es poder hacer una carrera de obstáculos, por ejemplo, los ejercicios más globales tendrán más sentido frente a otros más analíticos.

La dificultad técnica o la intensidad inicial que observamos en algunos ejercicios de fuerza realizados con el propio peso corporal son sin lugar a dudas una barrera para algunas personas. En muchos casos hay versiones más sencillas del ejercicio en cuestión que ofrecen casi las mismas ventajas y permitirán con el tiempo, progresar a versiones más difíciles si es menester. No por ser técnicamente más sencillo es menos eficaz. Intentar realizar un ejercicio demasiado complicado o con un exceso de carga eleva muchísimo el riesgo de lesión.

En el caso de las máquinas esto no ocurre. La técnica de ejecución es sencilla y es muy fácil adaptar las cargas. Personas con alguna lesión en una zona concreta pueden realizar ejercicios de otras áreas sin problemas incluso personas con la movilidad reducida o  de muy avanzada edad pueden mejorar la fuerza de un modo seguro.
En cualquier caso, un entrenamiento puede ser variado, con ejercicios globales y analiticos, con el propio peso o con una banda elástica… todo depende del objetivo.

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja un comentario

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com