Read 4 Fit: Filípides y el ECG

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La historia universal nos describe antiguas civilizaciones extraordinarias, épicas batallas, imposibles romances Shakesperianos, reyes, héroes y villanos… nuestra propia historia parece escrita por el guionista de juego de tronos.

Hay una hazaña en particular, localizada en el esplendor de la Grecia antigua que aconteció durante el conflicto contra los persas o guerras médicas, denominadas así no por que solo participaran licenciados en medicina,”medos”  refería en griego a oriente medio desde donde llegaban los persas. Según el historiador heródoto, rondaba el 490 a.c, cuando después de frustrar un desembarco persa en las costas de la ciudad Maratón, se envió al mensajero Filípides hasta Atenas para explicar los acontecimientos y advertir de la posible e indeseada visita persa a la que ahora es la capital griega. Heródoto cuenta que Filípides, que llegó a Atenas desde Maratón murió poco después de cumplir su cometido a causa del sobreesfuerzo.

Hay diversas versiones de esta historia dependiendo del cronista, pero todas ellas acaban con la muerte de Filípides.

Quién le iba a decir, a aquel pobre heraldo griego, que desgastó las sandalias y la vida corriendo de un lado a otro, que un par de milenios y pico después de su mortal proeza miles de personas recorrerían a modo de prueba de resistencia física, la fatídica distancia de Maratón a Atenas que le condujo directamente hacia el Hades. No cabe duda que realizar una Maratón requiere una gran preparación física y mental no apto para todos los públicos, véase al pobre Filípides que exhaló su último aliento al llegar a Atenas y a juzgar por lo que podemos deducir del estilo de vida de aquella época no acostumbraban ir en taxi de acá para allá ni pelaban las horas laborales en una silla en la oficina. antiguamente, las condiciones de vida serían muy duras y el esfuerzo físico debió ser algo habitual, aún así aquel pobre sucumbió ante los kilómetros y no ante los Persas en singular batalla.

Cientos de personas ponen a prueba su sistema cardiovascular durante una práctica deportiva. Llevar un calzado especializado en lugar de sandalias, un pulsómetro y una camiseta fosforita no nos inmuniza a sufrir un problema serio ante un sobreesfuerzo.

Recientemente, se ha trasladado a los medios un debate abierto desde la reciente crecida de practicantes de running en el cual se discute la necesidad de realizar valoraciones médicas antes de iniciarse en la actividad  y periódicamente. Aquí no debería haber duda alguna, no sólo para practicantes de running, esto es extensible a cualquier deporte. En cualquier caso, retomando el tema principal, es imperativo una valoración cardiológica por seguridad. Los profesionales de la salud, realizarán diversas pruebas para descartar problemas coronarios. Si bien, se ha hablado mucho sobre posibles dificultades en la detección en casos de “muerte súbita” existen muchas otras cardiopatías que se pueden detectar y tratar a tiempo.

Ya que la actividad física eleva el ritmo cardíaco, se debe valorar el rendimiento del corazón en diversas intensidades. Un simple ECG (electrocardiograma) cuando el corazón está en reposo no es una prueba suficientemente objetiva para valorar la respuesta cardíaca en intensidades elevadas. Las pruebas de esfuerzo o ergometrías son más útiles para realizar un pronóstico adecuado ya que comprueban el funcionamiento del corazón bajo diferentes intensidades.

Existen unos factores de riesgo comunes, como la hipertensión, antecedentes genéticos (familiares directos que hayan sufrido alguna cardiopatía), hipercolesterolemia, diabetes, tabaquismo, obesidad, mayores de 40 años, estrés…,  entre otros. Cuanto más de estos se sumen, mayor es el riesgo, menor es la excusa para no acudir al cardiólogo.
No podemos saber si Filípides tenía alguno de estos factores de riesgo, tampoco sabremos que hubiese sido de él si hubiera podido realizar un ECG y una ergometría antes de partir hacia Atenas ya que esta tecnología le quedaba un poco lejos. Pero para ti, runner, ciclista, crossfiter o deportista casual no. Busca un momento en tu agenda y concierta una cita con el médico pues más vale perder un minuto en la vida que la vida en un minuto.  

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja un comentario

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com