Read 4 Fit: La incertidumbre veraniega y el método Tabata

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Verano, sinónimo de tiempo vacacional para muchos es una de las estaciones del año más esperadas, con sus  longevos días y breves noches, temperaturas elevadas de media y días  “con tanto calor que las gallinas ponen los huevos fritos”, como escribía García Márquez.  La calle apetece al atardecer, cuando el sol afloja. Las terracitas vera mar y las zonas peatonales del centro ciudad se visten de gala para recibir el alud de personas que buscan refrigerio.

Muchos son los que han sacrificado sudor en el gimnasio y lágrimas en la mesa con la mirada puesta en esta temporada. Algunos de estos, se han sumido durante largo tiempo en un “régimen autoritario” de comidas hasta el hastío, otros, se habrán privado de ciertos caprichos al paladar los días laborales y desatado en corto los fines de semana saciando pequeños dulces deseos. Pero, aquellas terrazas de bar han tejido una extensa carta de manjares hipercalóricos, como teje la tela la araña, que con sus luces y cantos de sirena atraen e invitan a enredarse entre el barullo y el denso olor a frito. Caen como moscas.

Una vez atrapado y partiendo de que la cerveza fresca se presenta una alternativa más apetecible al agua incolora por ejemplo, o que aquel olor a frito despierta un instinto voraz, comienzan las dudas. Preguntas que giran en torno a cuánto se puede rebasar lo permitido para no perder lo conseguido y de ese estilo otra tantas. La conciencia, amargo eco que juzga y advierte desde lo profundo y reitera en noches de insomnio las debilidades que nos hacen humanos, esa tímida vocecilla cuestionará todas las acciones que se aparten del camino que otros te han señalado como correcto. Pero, qué sentido tiene la existencia si nos privamos de los pequeños placeres que dan sentido a los sentidos (valga la redundancia). A veces se puede hacer una pequeña parada en el camino y deleitarse con las vistas.Tampoco es necesario empadronarse en Sodoma o en Gomorra para disfrutar, ni dejarse ir en caída libre pasando por todos los pecados capitales, todo es cuestión de equilibrio. Dentro del pantone de la vida hay muchos tonos entre el negro y el blanco.

Pero, para aquellos que se autoflagelan después de un desliz culinario o se martirizan por haberse saltado un entreno, devorados por una ansiedad traidora y mezquina que sólo a ellos adolece, existen formas de compensar y reconciliarse con la propia conciencia. La ciencia de la actividad física pone al abasto un método de entrenamiento express para poder hacer a cualquier hora y en cualquier lugar. Dentro de lo que denominan entrenamientos interválicos de alta intensidad, entre todas sus variantes se encuentra el método tabata.

Este tipo de entrenamiento no solo ayuda a mejorar el sistema cardiovascular y la resistencia muscular también asegura un buen gasto calórico durante el ejercicio y otro tanto postentreno necesario para la total y correcta recuperación. Algunas publicaciones relacionan este gasto calórico con una reducción del tejido graso. Todo y que los argumentos son bastante plausibles no debemos perder de vista que la alimentación adecuada es un pilar fundamental para el control del peso corporal. Sea como sea, es evidente que genera un gran gasto calórico y múltiples ventajas en una corta inversión de tiempo.

El Método Tabata consiste en realizar un ejercicio el máximo número de repeticiones durante 20 segundos seguidos de 10 segundos de descanso, repetir el ciclo hasta completar  8 series seguidas. Ya que la efectividad del método reside en su elevada intensidad sería aconsejable escoger ejercicios sencillos que permitan mantener una técnica correcta durante todas las series. Es importante señalar que los entrenos de alta intensidad requieren una adaptación previa y un chequeo médico antes de iniciarse en esta práctica;(véase post del mes anterior relacionado).

Este protocolo interválico permitirá en 4 minutos que aquellos con cierta aprensión a veladas de “desdieta” o jornadas sin ejercicio físico se pongan al día con su conciencia, desterrando el conteo innecesario de reses y dormir plácidamente.  

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja un comentario

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com