Read 4 fit: Box 4 fit

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Doce cuerdas delimitan un cuadrilátero sobre un suelo de lona, dos personas pelean por la victoria, una campana que da inicio al combate… Esta es la cara más popular y mediática del boxeo, pero detrás de eso, mucho antes de ese combate, incluso antes de que se fijará la fecha en el calendario, hay más, hay mucho más.

Evidentemente, cualquier púgil lleva tras de sí un largo periodo de entrenamiento antes de enfrentarse en el ring, en su mayoría incluso años. Sesiones de entreno que forjan el cuerpo y la mente en la disciplina del noble arte. Este deporte exige unos requisitos altos en cuanto a forma física refiere aparte de los técnicos y tácticos. Poder soportar el ritmo de un combate precisa de herramientas tales como resistencia cardiovascular, velocidad, fuerza, cada una de ellas en diferentes manifestaciones,(velocidad de reacción, gestual, fuerza resistencia, fuerza explosiva…). Cualidades que, hacen al boxeador un atleta envidiado por muchos.

Por suerte, no es necesario pretender ser boxeador profesional para poder obtener los beneficios que aporta el entreno en la disciplina y puede ser un buen complemento a la rutina de entrenamiento aportando, además de lo mencionado en el plano físico, un infalible método par sacudirse el estrés.

En algunos casos, se tiende a una cierta prudencia o “miedo” a esta práctica deportiva por temor a posibles lesiones, golpes…etc. Es difícil cambiar de idea a quien no ha probado, pero hay que tener en cuenta que el riesgo de lesión está presente en cualquier deporte o actividad física y que no obligan a nadie a subirse a un ring. A partir de aquí, basta con una sesión para descubrir por qué el boxeo ha cautivado a tantas personas.

Prepárate, en el caso, para poner a prueba tu resistencia. Si crees que un entrenamiento interválico o un tabata es duro, es porque aún no te has medido con un saco un par de asaltos. Al poco tiempo de práctica, tu resistencia mejorará considerablemente. Tu coordinación, tu velocidad, tu agilidad en general mejorarán proporcionando más fluidez en los movimientos dentro y fuera del gimnasio.   

La variación en los entrenos cambiando el escenario, el tipo de entreno, la intensidad… augura distintas adaptaciones o mejoras físicas y abre nuevos horizontes que permiten mantener un alto techo de motivación. Si además son actividades que proporcionan un plus en forma de “terapia” a modo de descarga de adrenalina y diversión, es un diez sobre diez.

“Mi escritura no es nada, mi boxeo es todo” E. Hemingway

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja un comentario

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com