Read 4 fit: El six pack y la agrupación lípida

Comparte!

Llamamos tripa, barriga, panza, vientre o abdomen a la zona que cae desde el fin del esternón hasta el pubis. Una zona ingrata por naturaleza, que tiende a desdibujar la silueta pronunciándose hacia adelante, prometiendo una zona de confort para la tan odiada “grasa”. En algunos casos,  la susodicha indeseable, ambiciona más terreno y se desliza por ambos lados del contorno del cuerpo, sobresaliendo por encima de el cinturón, (lo que los estadounidenses llaman cariñosamente “love handles”). Estamos hechos así. Quizás el creador (si lo hay), en su infinita sabiduría nos otorgó la capacidad de almacenar reservas de energía en forma de grasa, por si vienen tiempos difíciles y nos asedia la hambruna. Las grasas, o lípidos contienen más del doble de calorías (energía) por gramo que los Hidratos de carbono. Quizás pensó, (quién sabe) que nos iría bien un buen aislante térmico bajo la piel para el duro invierno. ¿Qué iba a saber él, que en nuestros tiempos lo que se lleva es el abdomen raspado, sin ápice de grasa?

En el diseño de la zona, le puso empeño. Ese día estaba inspirado. Una vez colocado el músculo que ocuparía esa zona, le dió un toque personal. Dividió este en dos partes separándolos verticalmente con lo que conocemos como línea alba y entrecruzó otro tipo de tejidos transversalmente, lo que le da ese genuino aspecto de tableta de chocolate, Six pack, etc…

Aún su forma, sigue siendo un solo músculo. No hay tales “abdominales” en plural. Un solo músculo (recto anterior del abdomen le llaman) que se contrae y se estira como cualquier otro. Un músculo que se comporta como todos sus iguales ante los estímulos. Se nutre y se adapta al entrenamiento como cualquier otro.

Entrenar un músculo és; estímulo, nutrición y descanso. El abdomen no está exento de esta norma.

Si deseo un abdomen fuerte, debo crear un estímulo  con cierta intensidad  y respetar el descanso necesario. Volver a entrenar sin respetar el descanso es adentrarse peligrosamente en el mundo del sobreentrenamiento. No hay más.

Pero, además deseamos lucir abdomen sin el molesto tejido adiposo que tiende a buscar esta zona.

Si bien es cierto que la actividad física ayuda al control del peso corporal y su composición en masa magra o grasa, para ser honesto he de decir que sin una alimentación adecuada es difícil llegar buen puerto.

Para marcar “Six pack” hay dos opciones:

  1. La primera, menos común, es aquellos sujetos que no acumulan grasa hagan lo que hagan, coman lo que coman. Llámalo genética, llámalo metabolismo, llámalo como quieras, estos sujetos son la envidia de todos los que nos encontramos en la otra opción.
  2. Hay que cuidar la alimentación y hacer actividad física.

Ahora bien, por encima de si se marca en mayor o menor medida el abdomen está la salud. Un nutricionista es la persona indicada para hacer ajustes en tu dieta, si es el caso. Las dietas de las revistas, de internet o de tu vecino no son en ningún caso la mejor solución.

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte!

Deja un comentario