Read 4 fit: Flexibilizate

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 7
  •  
  •  

En el año 2014 se concluyó la construcción del rascacielos más alto hasta la fecha. Situado en Dubai, el Burj Khalifa con sus 828m de altura debe soportar vientos fuertes y agresivas tormentas de arena. Toda la construcción, desde sus cimientos está pensada para soportar todas esas fuerzas. Los materiales en los cuales se sustenta su estructura, su forma en espiral, su peso, todo está calculado para que el Burj Khalifa pueda adaptarse a las agresiones climatológicas y proyecte su sombra en Dubai por muchos años.

Hay países, ciudades donde han tenido que aprender a marchas forzadas a construir edificios que puedan soportar la actividad sísmica, como Japón, donde erigen sus edificios con una cierta flexibilidad que les otorga resistencia ante los terremotos.

Cualquier estructura que deba soportar distintas fuerzas debe ser un poco flexible o elástica  para poder adaptarse sin romperse.

El cuerpo humano, es una estructura con distintos tipos de tejidos elásticos que dan movilidad a las articulaciones y soportan distintas fuerzas sin llegar a romperse (hasta un límite). Hay estructuras más elásticas que otras. Los músculos son muy elásticos pero por ejemplo los ligamentos y tendones no lo son tanto. Las venas y arterias son elásticas para adaptarse al flujo sanguíneo, incluso los huesos, aparentemente rígidos, tienen propiedades elásticas (viscoelásticas). Si los huesos fuesen totalmente rígidos la unidad de traumatología estaría colapsada a diario.

La elasticidad de las estructuras articulares y los músculos nos hacen móviles, flexibles.

Por definición un cuerpo elástico es capaz de deformarse, alargarse ante una fuerza y recobrar su estado de reposo cuando se deja de aplicar una fuerza. Como una goma que puedes estirar pero al soltar vuelve a su estado original. Flexible es todo aquello que puede moverse hasta cierto punto sin romperse, pero sin deformarse.

Una articulación “sana” es aquella que mantiene todo su arco de movimiento. Para ello, es necesario que todas sus estructuras mantengan una cierta elasticidad, pero además debe tener fuerza y estabilidad.

Los tejidos contráctiles como los músculos, son los motores que mueven las articulaciones y estos deberán cumplir con su función estirándose o contrayéndose según corresponda.

Ese binomio contracción/estiramiento debe estar equilibrado, pues el exceso o el defecto de una u otra acción perjudica la mecánica del movimiento articular.

Si un músculo está demasiado “tenso”, limitará el movimiento de la o las articulaciones adyacentes y aumentará las fuerzas de compresión en las mismas. Si es un músculo débil, no sujetará correctamente las articulaciones provocando inestabilidad y distorsiones en la movilidad.  

Mantener la movilidad de todas las articulaciones y la fuerza es vital para preservar la libertad de movimiento y minimizar riesgo de lesiones. Actividades como el Yoga, por ejemplo, son muy eficaces para dicha empresa.

En cualquier caso, enriquecer tu programa de entrenamiento con ejercicios de movilidad y estiramientos será una acción inteligente, mejorando la salud y el rendimiento de tus articulaciones.

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 7
  •  
  •  

También te podría gustar...

Deja un comentario