Read 4 fit: Reflejos felinos

Comparte!

Observar la velocidad de movimiento de algunos animales como los felinos, suscita admiración y envidia a la par.

Entendemos que a través de un largo proceso evolutivo mientras nosotros aprendíamos como procurar nuestra alimentación y a través de la agricultura y la caza en grupo, otros animales se fueron especializando en ser mejores cazadores, como los felinos.

Estas adaptaciones animales, pasan por una serie de aspectos morfológicos que les proporciona una cierta habilidad.

Un ejemplo de ello es la disposición de los ojos, que en un herbívoro terrestre se localizan más laterales y separados con el fin abarcar más terreno visual lateral que un carnívoro, donde los ojos están más centrados para no perder detalle en lo que tienen delante.

Nos fascina ver la velocidad de un guepardo por ejemplo, y entendemos que su cuerpo está diseñado para ser rápido, extremidades largas, cuerpo y cabeza aerodinámico, una columna vertebral que funciona como un auténtico muelle y una larga cola que le ayuda a realizar maniobras bruscas. Un diseño que le proporciona el primer puesto en el podium.

Estos animales además de tener estas características “de forma” tienen otras mejoras internas o de software, por así decirlo. Su capacidad de gestionar la información exterior es mucho más rápida que un humano (más de un 20%, que es mucho) y sus músculos son especialistas en realizar contracciones muy rápidas.

En sí la capacidad de realizar un movimiento rápido en los seres humanos depende básicamente de eso; analizar y buscar la mejor respuesta posible por parte del sistema nervioso ante un estímulo, y de la velocidad gestual con que se lleva a cabo.

A diferencia de los cuerpos de diseño de los felinos, nuestra morfología es la que es,no estamos diseñados para perseguir gacelas en el serengueti, pero podemos mejorar algunos aspectos de nuestro “software” para ser un poco más rápidos en una acción determinada.

De un modo coloquial llamamos “reflejos” a la capacidad de responder rápidamente con movimientos voluntarios ante un estímulo auditivo o visual como por ejemplo cuando un boxeador esquiva un golpe del adversario. Pero técnicamente el término reflejo refieren a un movimiento involuntario, como la rápida retirada de la mano de una superficie demasiado caliente, o la contracción de un músculo que se sobreestira bruscamente y es una respuesta automática que se genera inconscientemente para evitar alguna lesión. Viene de serie en nuestro sistema operativo.

Llamamos velocidad de reacción a toda acción voluntaria en respuesta a un estímulo externo, sonoro, como el disparo de una pistola que marca el inicio de una carrera, o un estímulo visual como golpear una pelota de tenis en el momento justo, o un estímulo táctil…

La velocidad de reacción depende de la capacidad del sistema nervioso de entender y “traducir” el estímulo externo y de gestionar una respuesta adecuada a través del movimiento.

A partir de aquí, los distintos músculos que van a realizar el movimiento deben coordinarse para buscar la forma más efectiva y rápida de responder. Cuanto más veces haya realizado un mismo movimiento ante un determinado estímulo, más rápida será la respuesta. Luego es entrenable.

Pero aún así, dentro de nuestra especie, hay sujetos más rápidos que otros.

Sabemos que las diferencias en la longitud de las extremidades puede ser beneficioso. Por ejemplo unas extremidades más largas abarcan más terreno en la carrera que unas de menor longitud, o perjudicial ya que a igualdad de condiciones una extremidad más corta se dobla o se estira en menos tiempo que una con mayor longitud, (salvando aspectos fisiológicos). Todo depende del tipo de movimiento.

Pero aún en igualdad de condiciones mecánicas hay sujetos más rápidos que otros.

La razón debemos buscarla en los propios músculos. Los ilustres, hablan sobre tres tipos distintos de fibras musculares. Cada tipo es especializada en crear una contracción de distinta magnitud. Entre estas, existe un tipo de fibras llamadas rápidas o 2x que son las que están más capacitadas para contraerse de un modo muy “potente” generando mucha fuerza y velocidad.

Todos los seres humanos tenemos de los tres tipos de fibras pero la cantidad de unas u otras es algo hereditario. Por lo tanto, un músculo con más tipos de fibras rápidas realiza una contracción más veloz que otro músculo con menos cantidad de estas.

No podemos tener los “reflejos” de un gato, pues por muy lindo que sea el minino es un cazador, y tanto su estructura como su funcionamiento es distinto al nuestro, pero podemos entrenar para mejorar nuestra velocidad gestual ante determinados estímulos que como ha quedado patente es cuestión de repetición.

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte!

Deja un comentario