Read 4 fit: ¿Qué diablos es el “Core”?

Comparte!

Las publicaciones relacionadas con el deporte y la actividad física, nos hablan de las virtudes de fortalecer el “core” o centro, la zona que Joseph Pilates nombró Powerhouse refiriéndose a la zona lumbar y abdominal. Algunos autores localizan el core entre la pelvis y las costillas, formada por diversos músculos desde la zona lumbar hasta el abdomen. Otros extienden por arriba y por abajo este core abarcando más terreno anatómico, pero aún con diversas opiniones sobre su amplitud, todos están de acuerdo en su relevancia para la mejora de la salud postural y el correcto desarrollo de cualquier actividad física.

Si nos fijamos en nuestro esqueleto, podemos ver la zona torácica como una estructura en forma de “jaula” donde las costillas protegen los órganos internos como el corazón o los pulmones. Pero desde la última costilla hasta la pelvis, la zona se presenta sin estructuras óseas en la cara anterior, solo vemos la columna lumbar que hace de nexo entre la pelvis y todos los huesos de más arriba. Esta zona (abdomen) desprovista de costillas también tiene órganos, y precisa unos músculos y ligamentos que ejerzan la función de sujeción visceral.

Las vértebras lumbares son más densas y más grandes que las vértebras torácicas y cervicales (también son las menos móviles), soportan y transfieren la carga de toda la columna y el tronco por ello es una de las zonas de la columna donde hay mayor riesgo de lesión. Los músculos de la zona circundante  o “core” dan estabilidad a la zona lumbar ayudando a lidiar con las distintas fuerzas a la que está sometida y nos permiten mantener la postura erguida.

Además, esta zona central transfiere fuerzas de entre el tren inferior y la parte superior del cuerpo. Pero para que todo esto sea posible, todos los músculos que forman este núcleo deben ser fuertes y el binomio “acortamiento-elongación”debe estar equilibrado en todos ellos.

Es común realizar ejercicios que fortalecen los músculos del abdomen, para marcar el “sixpack” veraniego, pero es importante no descuidar los músculos de la parte baja de la espalda para mantener toda la zona compensada y alejada de excesos de tensión en una zona concreta.

Esto es extensible a todas las regiones del cuerpo. De nada sirve tener un core muy fuerte si los músculos de la cadera, o de la zona torácica no funcionan correctamente. Hay que pensar que un movimiento integra muchos músculos de todo el cuerpo que se deben coordinar en armonía, como una cadena. Si hay algún “desajuste” en una zona, puede comprometer toda una serie de articulaciones o músculos. Una cadena es tan fuerte como lo es su eslabón más débil.

Estos músculos, son entrenables, como cualquier otro, y dependiendo del tipo de entrenamiento y la intensidad, necesitarán un periodo de recuperación. De igual modo que no se puede entrenar con mucha intensidad un pectoral o un cuádriceps cada dia por ejemplo, tampoco debe hacerse con otros músculos sean cuales sean, y los músculos del core no son una excepción.

Se pueden entrenar los músculos del core de muchas formas, pero la elección de los ejercicios más adecuados dependerá directamente de a quién van dirigidos. No existe el top 10 de mejores ejercicios del core para todos los públicos, pues todos tenemos características distintas de origen mecánico, anatómico e incluso puede depender del estado de forma física. Lo que puede ser un buen ejercicio para uno, puede ser contraindicado para otro. Además, la técnica de cada ejercicio debe ser bien ejecutada teniendo en cuenta que a veces es necesario hacer pequeños ajustes a los ejercicios que responden a las características propias de cada persona. En resumidas cuentas, hacer los ejercicios copiados de una foto de revista sin supervisión de un profesional o a través de los videos de un pseudogurú del fitness de internet, puede ser una lotería donde lo que está en juego es tu salud.

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte!

Deja una respuesta