Read 4 fit:”En forma”

Comparte!

Estar “en forma”, es una locución con un significado concreto pero que puede tener distintos matices que corresponden a una época o moda o a características intrínsecas de una disciplina deportiva concreta. En tiempos pretéritos no muy lejanos un persona con mucha masa muscular estaba en forma, aunque la fuerza fuese la única cualidad física que entrenará. Es evidente que hay que estar muy en forma para poder terminar una maratón o correr 100 metros en menos de 11 segundos aunque cada atleta tenga una especialización físico-fisiológica acorde a la disciplina deportiva y distinta entre sí.

En los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972 se utilizó el lema Citius, altius, fortius “más rápido, más alto, más fuerte”. Un lema que parece apelar a un desarrollo de todas las cualidades físicas, algo que parece estar ahora a la orden del día. La tendencia actual busca un estado de forma física general independientemente del volumen muscular ansiado en la década de los 90. Las instalaciones deportivas se han adaptado a esta tendencia tanto su contenido como su forma. Proliferan los box o salas de entrenamiento tipo crosstraining, sin las máquinas de fitness tradicionales, donde los diversos elementos están orientados al desarrollo de distintas cualidades físicas a través movimientos “libres” o más amplios. 

Incluso existen competiciones suscritas a una determinada marca donde los atletas deben completar distintas competencias físicas como fuerza, velocidad, resistencia, etc, con un alto grado de exigencia.

La idea de un atleta completo, que destaque en todas las cualidades físicas es algo utópico, siempre habrá una cierta preferencia fisiológica para un tipo de estímulos y por ende para un tipo de cualidad física determinada que responde a factores principalmente hereditarios. Pero esto no significa en absoluto que no se puedan desarrollar otras cualidades físicas. Un maratoniano puede entrenar la velocidad máxima aunque difícilmente llegue a ser recordman en esa disciplina. 

A nivel usuario, ocurre lo mismo. Hay personas que tienen más facilidad para determinados ejercicios y otros quizás se hacen les cuesta arriba. Pero no significa que no produzcan beneficios. Si buscamos un estado de forma física integral, hay que asumir que habrá obstáculos en el camino y que no existen atajos.

Seguir mejorando requiere constancia. La constancia depende directamente de la motivación y esto cada uno tiene la suya. Es común en este tipo de actividades tipo crosstraining (puedes leer una descripción en el post de agosto de 2018) llevar un control del de tiempo, repeticiones, pesos,… para poder establecer una comparativa temporal que busca la autosuperación. Diferencias como peso corporal, sexo, altura y capacidad física o biomecánica son razones de peso para establecer comparaciones con otros usuarios que acuden al Box a la misma hora, esta no es siempre una buena estrategia motivacional. Compárate con tu yo de hace unos meses atrás, y compite contra ti mismo para superarte.

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte!

Deja un comentario