Read 4 fit: Gastando calorías

Comparte!

Los cambios sociales y laborales que hemos venido absorbiendo desde los inicios de la revolución industrial del S.XVIII, han ido aposentando poco a poco los derechos (ganados con mucho esfuerzo) de los trabajadores. Los horarios laborales y los días festivos de hoy no son los mismos de años atrás, y quizás los de hoy no sean iguales en un futuro. Poder tener más tiempo libre ha mejorado nuestra calidad de vida en comparación con el estilo de vida que tenían un par de generaciones atrás. Pero hoy igual que en tiempos pasados, trabajamos por dinero. Tenemos unos gastos que nuestro sueldo mensual debe cubrir. 

Debe haber un ingreso mayor que el gasto para ahorrar dinero, pero si el gasto es mayor de lo que ingresamos a fin de mes, tenemos un déficit. 

Podemos establecer una relación muy similar en lo que ocurre con nuestro organismo, si pensamos que el ingreso lo realizamos en calorías a través de los alimentos y que el gasto es la energía en calorías que consumimos. Pero a diferencia entre el balance de gasto/ingreso de nuestro dinero, donde lo deseado es un balance positivo a favor de los ingresos, cuando hablamos de calorías quizás no es lo conveniente. Ya sabemos qué ocurre si comes mucho más de lo que quemas.  

Como concepto general está bien, pero saber realmente cuántas calorías “ingreso” y/o cuantas debo ingresar es más complicado y se debe recurrir al asesor financiero adecuado, en este caso un nutricionista. 

Para aumentar el gasto calórico toca moverse. A partir de aquí, cualquier extra en la actividad diaria ayudará a restar calorías del balance. Claro que, hay actividades que gastan más que otras. Hacer bailes regionales puede ser un plus, pero seguramente hay actividades que consumen más calorías. 

En principio las actividades más dinámicas suelen ser un buen punto partida, entendiendo por dinámicas aquellas que se mueven muchos músculos.  Pero si además trabajan en serio, si trabajan con una cierta intensidad al alza, eso ya es miel sobre hojuelas. 

Entonces, actividades o ejercicios con una gran participación muscular y con una intensidad media en adelante, serán las que más calorías soliciten para su desarrollo. Solo nos falta un ingrediente a la mezcla. Tiempo. A mayor tiempo de trabajo, mayor gasto calórico. 

Pero tiempo e intensidad tienen una relación inversa. A mayor intensidad, menor es el tiempo que se puede sostener y viceversa. En nuestra fórmula “quemacalorias” el factor tiempo referirá al mayor tiempo que sea posible soportar la intensidad, y esta comentamos que debe ser de media hacia arriba.  

Diversas actividades cumplen con estas premisas, no obstante aquellas que incluyen ejercicios donde se trabaja la fuerza, son bastante interesantes por diversos motivos, incluso por sus consecuencias dentro del marco de gasto calórico. Unos músculos más fuertes, consumen más energía para moverse, consumen más calorías diarias. Es decir, incrementan el gasto calórico diario por si solos.

Cuantificar el gasto calórico de una actividad determinada puede variar mucho de una persona a otra, y en actividades con las características anteriormente descritas es una difícil empresa. Quizás no haya que obsesionarse con el ¿cuánto he quemado?, quizás en este caso lo mejor es alejarse de la dictadura de los números y centrarse en hacer lo correcto, hacerlo lo mejor que se pueda y disfrutar del camino.

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte!

Deja un comentario