Read 4 fit: Entrenamiento espartano (1ª parte)

Comparte!

Extraído de las crónicas de Plutarco, Herodoto y otros, llegan hasta nuestros días las gestas de el ejército de una pequeña ciudad-estado griega llamada Esparta. Una sociedad que preparaba a sus soldados desde su infancia forjando su carácter inspirado en los ideales extremadamente bélicos, necesarios tal vez, para la supervivencia del propio estado en una época candente en cuanto a posibles invasiones de otras culturas y batallas entre otros estados refiere. De las gestas atribuidas a tan valerosos guerreros, quizás algunas de ellas pueden haberse exagerado con el tiempo, otras quizás contadas desde un punto de vista poco imparcial o como se dice “la historia la escriben los vencedores”.  Donde todos los cronistas históricos coinciden, es en el duro estilo de vida de los espartanos que se convertían en guerreros, fruto de una preparación física y mental sobrehumana. Tanto la literatura, como el cine, ha hecho eco de los valerosos y temidos guerreros espartanos y de su preparación física, pero poco de la preparación física que tenían las mujeres espartanas, pues debían mantener su cuerpo entrenado para engendrar hijos fuertes. 

Todo y que no sepamos a ciencia cierta qué tipo de actividades físicas específicas o ejercicios realizaban los espartanos, aparte de la lucha y la destreza con armas, si podemos especular con que cualidades físicas desarrollaban. 

Lo primero que debían tener estos guerreros es resistencia, o la capacidad de soportar un esfuerzo por un tiempo prolongado. De hecho, es una cualidad que entrenaría prácticamente todos los ejércitos, pues las tropas de infantería debían desplazarse caminando. Por ejemplo la infantería romana entrenaban caminando 30 kilómetros diarios (aprox.).  

Debían desarrollar una gran resistencia aeróbica que permitiese mantener un ritmo constante en las desplazamientos prolongados durante días, pero además, con un peso extra ya cada uno llevaría su propio equipo de campaña.

Además de tener una capacidad aeróbica, su sistema cardiovascular también debía estar preparado para soportar un ritmo muy acelerado rozando el límite. Por ejemplo en plena batalla, donde la adrenalina se dispara y ritmo cardiorespiratorio debía ser muy acelerado sin opción alguna de parar a descansar (la vida dependía de ello), situación que debía mantenerse mientras dure la batalla. 

¿Cuántos soldados habrán perecido en batalla por que la fatiga les ha hecho más vulnerables?

Sin duda la capacidad de soportar un gran esfuerzo durante más tiempo sería la diferencia entre vivir o morir en batalla en muchos casos. Hay batallas que han llegado a durar días. 

Blandir las armas en combate con una cierta habilidad sin duda requería fuerza. Por ejemplo, el escudo de bronce de un espartano era de grandes dimensiones y pesaba alrededor de 12kg. Este debía sujetarse con un brazo mientras que el otro brazo portaba lanza o espada. La capacidad de maniobra con un objeto del peso y de las dimensiones de un escudo espartano, sería muy difícil para cualquiera de nosotros, pero estos habían pasado años entrenando con ello, de forma que llegara a parecer una prolongación de su propio cuerpo.

Poder blandir la espada, además de la técnica requiere un cierto grado de fuerza para asestar golpes o cortes contundentes, y ser capaz de repetir los movimientos durante mucho tiempo sin perder fuerza. 

En sus entrenamientos habituales, se habla la lucha cuerpo a cuerpo y del lanzamiento de jabalina, disciplinas que requieren mucha fuerza y potencia. 

Haciendo un recuento de las cualidades físicas que debía poseer un guerrero espartano tenemos;

Resistencia aeróbica, con la que soportaban largas jornadas de marcha.

Potencia aeróbica máxima, que les permitía el máximo rendimiento en el ardor de la batalla

La fuerza, la fuerza resistencia o la potencia y la agilidad que necesitaban para el uso de las armas y la lucha.

Sin duda debían ser atletas muy completos.

¿Podríamos intentar reproducir la forma física de esos guerreros de hace más de 2000 años?

¿Cómo y con qué disciplinas deberíamos entrenar?

Lo veremos en el próximo post.

Maty

Maty Carol

Entrenador personal
Fitness Management
mcarol@moli-llum.es
Facebook Maty Carol

Comparte!

Deja una respuesta